LOS TENEMOS AGARRADOS POR LAS MOCHILAS, NO LOS SOLTEMOS

21 píldoras sobre el diálogo de Zapatero

Thaelman Urgelles

  1. La situación que atraviesa el régimen sólo puede ser definida como desesperada. Están contra la pared, de espaldas ante el abismo, boqueando, con la lengua afuera, en los estertores… son otras maneras de decirlo. La tenaza conformada por el Referendo Revocatorio y la valiente movilización social de los venezolanos en las calles representa un cepo del que no podrá escapar.
  2. En tal circunstancia, y con la idea de salvarse en la raya del destino de oprobio que les espera, estos bellacos apelan a un diálogo que tienen 17 años y 6 meses negando a los venezolanos.
  3. Para procurarlo se buscaron a tres bien remunerados amanuenses internacionales, bajo el “patrocinio” de una entidad internacional –Unasur- que carece de total legitimidad por el desfase entre la configuración política actual de sus países integrantes y la conducta de su impresentable secretario general.
  4. Sin embargo, no les ha resultado muy difícil conseguir retórico apoyo internacional para sus sesgados agentes. Así se comportan los “organismos internacionales” y en general la diplomacia. Hacen falta muchos muertos y otras desgracias para que la diplomacia internacional se tome en serio alguna crisis nacional. Desde sus cómodas butacas y salones, la mayoría de ellos son incapaces de medir lo que realmente sucede en los territorios inmersos en la tragedia.
  5. Por añadidura, en esta oportunidad nos ha tocado un gobierno americano en sus últimos meses, más ocupado en preservar y ornar su “legado” que en dar soluciones justas y concretas a nuestra penuria. Un gobierno al que no le importaría mucho tolerarle –y hasta auspiciarle- una prórroga a Maduro con tal de no ver manchado su legado con una masacre o hambruna masiva en Venezuela.
  6. Y un Papa que nos ha resultado más líder político que espiritual, por lo cual ejerce su pontificado con una astuta combinación de retórica justa y renovadora con llano pragmatismo operativo.
  7. Hoy supimos que la Unión Europea -esa taza de plata que ha sido cómplice o ha reaccionado siempre tarde ante masacres, hambrunas, horrendas guerras civiles y otras tragedias- se dispone a nombrar a Zapatero como “su representante para la situación de Venezuela”.
  8. En ese contexto, y salvo la honrosa dignidad de un funcionario diplomático –el doctor Luis Almagro- y de un par de gobiernos latinoamericanos –Paraguay, Costa Rica y acaso otro-, el sufrido pueblo de Venezuela no cuenta con nadie en el mundo para enfrentar la perversa maniobra que pretende burlar nuestro derecho constitucional de decidir nuestro destino con los votos, a cambio de permitir que convoyes de todo el mundo le traigan a Maduro cargamentos de comida y medicinas que ellos mismos destruyeron en sus 17.5 años de fracaso, para que los repartan sus chafarotes militares o colectivos paramilitares.
  9. El rescate exigido por la mega-banda que mantiene secuestrada a Venezuela es sencillo: los dejamos de matar de hambre y enfermedades, y acaso enviemos a sus casas a Leopoldo, Rosales y a un puñado de otros presos, si ustedes convencen a la MUD de que deponga el Referendo Revocatorio.
  10. Otras pequeñas concesiones pueden ser discutidas, a cambio de perdones de deuda y masivo dinero fresco de parte de los países grandes y entes multilaterales… Eso sí, para administrarlo ellos mismos, con la honradez, equidad y eficiencia que han demostrado en estos años.
  11. Para ser justos, una transacción tal no sería para nada del agrado del presidente Obama, del Papa Francisco, de los miembros de los clubes OEA, ONU y UE. Pero representaría un práctico “peor es nada” ante la disposición mostrada por los secuestradores de enviarles al rehén en pedacitos; algo que ninguno de ellos quiere ver, sobre todo mientras se les pueda asignar alguna responsabilidad en el asunto.
  12. Dicho esto, que nadie en Venezuela puede negar que esté pasando, corresponde a la dirección política de la oposición –a la MUD y más específicamente a Capriles, Ramos Allup, Leopoldo, Ledezma y sus partidos políticos- impedir que esta maniobra prospere.
  13. En esta hora decisiva les toca a los dirigentes del pueblo venezolano guapear ante las enormes presiones que todos los factores nombrados están ejerciendo para que se siente a negociar la única arma cierta que tenemos para recuperar nuestro destino: el Referendo Revocatorio.
  14. Hasta ahora lo han hecho, de manera admirable, y no tengo dudas de que lo seguirán haciendo.
  15. La MUD debe resistir con toda determinación la convocatoria a ese diálogo sin condiciones. El que tiene una ventaja definitiva no se sienta a negociar, a menos que sea sobre los términos de rendición del adversario.
  16. Nosotros tenemos esa ventaja. Para decirlo como nuestros viejos: “con el Referendo Revocatorio los tenemos agarrados por las mochilas”, y se las apretamos duro cada día. No podemos soltar esa presa a cambio de nada ni cediendo a ninguna presión, por fuerte que ella sea.
  17. Como estos asuntos no son estáticos y no hay modo de plantarse con malacrianza en una posición fija, la MUD puede incluso reducir a sólo dos sus condiciones previas, que deben ser efectivamente concretadas antes de sentarse en la mesa:
  18. Primera condición: que el CNE anuncie esta misma semana la fecha de recolección del 20% de manifestaciones de voluntad para convocar el Referendo Revocatorio, y efectuarse en un plazo no mayor de 30 días calendario. Primera quincena de agosto, pues.
  19. Segunda condición: que el presidente de la República ponga el ejecútese a la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional aprobada por la Asamblea Nacional. Si para ello la Sala Constitucional del TSJ debe corregir su dictamen de inconstitucionalidad de la Ley, pues que lo haga. Si para que la SC lo haga debe la AN cambiar un par de comas y un adjetivo a la Ley, pues que lo haga.
  20. El resto de las condiciones anunciadas, todas importantes, pueden ser dejadas para ser debatidas en el diálogo.
  21. Conclusión: este régimen se está derrumbando pesadamente. Ayudémoslo a caer en orden, para que su dimensión mastodóntica no siga quebrando enseres al desparramarse por el suelo patrio.

@TUrgelles

LA CARTA DEMOCRÁTICA ES COMO SUBIR UN COROZO

Thaelman Urgelles

La aplicación de la Carta Democrática de la OEA es una valiosa opción complementaria para la lucha democrática de los venezolanos. Y su invocación debe hacerse sólo cuando tengamos la certeza de contar con los votos necesarios para lograrlo; porque un fracaso en esa tentativa sería brindarle al régimen una victoria que no merece, en estos tiempos de su declive irremediable.

La sesión del Consejo Permanente de la OEA que estamos viendo es una muestra de la complejidad y burocratismo leguleyo que revisten esas gestiones diplomáticas. Por eso he insistido: no debemos esperar de los organismos internacionales la solución de nuestra grave crisis. La Carta Democrática, si es que logramos conseguirla, sería una positiva jugada para descongelar un juego político al que el gobierno se empeña en cerrar toda salida; porque la misma daría una enorme presión sobre el gobierno para que acate mínimamente la Constitución y las leyes, respete la solicitud de Referendo Revocatorio y la gestión de la Asamblea Nacional. Pero nada garantiza que ello producirá un cambio en la actitud criminal del régimen y mucho menos significa que la Carta Democrática dará un final directo a la dictadura.

Hemos visto cómo la iniciativa del Informe del Secretario General Almagro, que conduciría a debatir la aplicación de la Carta Democrática, fue postergada para dar preferencia a un proyecto de acuerdo menos enérgico y vinculante que el de Almagro. No soy diplomático ni conozco los intríngulis del proceso; por ello doy una moderada credibilidad a la hipótesis de que los países que lanzaron esa propuesta lo hicieron por no existir los votos necesarios (23 de 34) para aplicar la Carta.

Pero no deja de llamarme la atención el texto blandengue (para la gravedad de nuestra situación) de la declaración propuesta por ese grupo de países, que a estas alturas son mayoría. Y el hecho de que el mismo haya sido impulsado por la Argentina, un país que promueve la candidatura de su actual Canciller a la Secretaría General de la ONU, y de quien se dice que ha obtenido la promesa de Maduro de apoyarla con su voto y los de su corte de los milagros del Alba y Petrocaribe.

A estas alturas, pienso que detrás del farragoso estilo de los discursos y de las intenciones de consenso lo que está en juego es la eliminación del apoyo al Referendo Revocatorio de la declaración final. Si ello ocurre, habrá sido otra demostración de la proverbial inutilidad de la OEA, de la cobardía y mediocridad de sus gobiernos y de que solo está en nuestras manos la solución del desafío histórico que la pandilla criminal llamada PSUV ha puesto ante nosotros.

De ser esto así, la OEA pasará a engrosar la lista de los responsables de cualquier desenlace criminal de esta crisis. No sería nuevo, por lo demás, la historia reciente de Africa, Asia, Europa, América y otros escenarios está llena de masacres, tragedias humanitarias y otras vergüenzas producidas por la cobardía y mediocridad de la UE, la ONU y otros organismos internacionales.

Ojalá me equivoque.

Sirva esto de aprendizaje a quienes en Venezuela han privilegiado hasta el extremo el lobby en escenarios internacionales, mientras dan un tímido y casi inexistente apoyo al Referendo Revocatorio, única vía cierta hoy para echar del gobierno a la cáfila corrupta que destruye al país.

@TUrgelles