CUIDEMOS A NUESTRA ASAMBLEA NACIONAL

Thaelman Urgelles

Las pedradas que insiste en lanzar el TSJ contra la Asamblea Nacional tienen el propósito de trasladar la contienda a un escenario palaciego y leguleyo, distinto del que ahora ocupa, que es el de la exigencia nacional del Referendo Revocatorio.

Hay, por esto, que ser prudentes en las respuestas que la AN dé a esas provocaciones, por más justo y reconfortante que nos parezca un firme respuesta.

Vivimos un momento muy delicado, en pleno desenlace de esta larga contienda contra una pandilla particularmente perversa y aferrada al poder. Debemos, pues, mantener la cabeza fría y el juicio sereno.

El foco es el Revocatorio y su exigencia en las calles del país. La AN debe evitar en lo posible una ruptura definitiva del frágil hilo que la conserva atada a la institucionalidad legal. Pasar un poco agachada ante las provocaciones. Y seguir ejerciendo su misión constitucional, sin distracciones, en especial el proceso para nombrar a los nuevos rectores del CNE.

Si el TSJ invalida también ese proceso (que sin duda lo hará), quizá llegue el momento en que las tres sendas aparentemente distintas se unan en un solo apretado nudo: el conflicto TSJ-AN, el bloqueo del CNE al RR16 y la protesta popular ante la crisis. Si llega a ocurrir esa confluencia, pienso que el botón detonante estará en manos de nuestro Poder Legislativo.

Mientras tanto, y por eso mismo, cuidemos la AN y evitemos pasos apresurados que puedan sacarla del tablero.

 @TUrgelles

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s