CLINTON Y SANDERS: DEL LOGRO HISTÓRICO A LA MEZQUINDAD

Thaelman Urgelles

Un artículo de The New York Times, cuyo link comparto al final, trae hoy esta estupenda frase: “Revolutions rarely give way to gracious expressions of defeat”. Que traduce, libremente: Las revoluciones son raramente  generosas en la derrota. La frase está inscrita en siguiente hecho:

Estados Unidos y el mundo civilizado celebraron anoche el histórico logro de Hillary Clinton, al ser la primera mujer en alcanzar la nominación presidencial de uno de los dos grandes partidos de esta gran nación.

Todos los medios y observadores, y hasta varios de sus rivales políticos republicanos, se añadieron al reconocimiento, salvo dos personas públicas: Donald Trump y Bernie Sanders.

De Trump se entiende perfectamente, por ser la clase de patán miserable que es y por su condición de rival inmediato de ella para la elección de noviembre.

Pero lo de Sanders resultaría insólito si se considera su proclamado progresismo, que es la causa de quienes teóricamente trabajan por el progreso de las sociedades. ¿Cómo ignorar el histórico avance socio-cultural representado, en su propio país, por el logro de la señora Clinton?

Para entenderlo hay que penetrar un poco en la indoblegable arrogancia y mezquindad que anida en los cerebros de los creyentes de la izquierda irredenta. Las mismas que impiden a quienes abrazan esa ideología reconocer cualquier fracaso o mínima fisura en su “blindado” bloque conceptual y mucho menos en sus ejecutorias.

Ellos no se permiten la más mínima duda en el entramado de prejuicios y falsos preceptos minuciosamente edificado en su cerebro desde la temprana adolescencia. Es la causa por la que ciertos izquierdistas venezolanos son incapaces de preguntarse si hay algo que no funcionó en su proyecto de hacer una revolución en este sufrido país. Una ignorancia patológica de la trágica realidad en la que sus acciones han sumido a sus compatriotas.

Nada que ver, primero muertos que reconocer cualquier error o grieta en las descocadas teorías abrevadas en su adolescencia. Por eso yo, nacido en un hogar comunista, me desprendí tempranamente de esa locura colectiva al entender a lo que conduce, no sólo a los pueblos que la sufren sino a los seres humanos que la practican.

Lamento escribir esto, porque conservo gente muy querida en ese campo. Gente excelente, generosa y de estupendos sentimientos, lo cual me produce una disonancia que nunca lograré comprender.

@TUrgelles

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s